No hace mucho tiempo uno de los principales puntos de reunión donde al son del arpa, guitarras y otros instrumentos los parroquianos se citaban en ciertos lugares llamados “Pulquerías” para disfrutar de juegos de azar, así como baile y charlas amenas.

Las “Pulquerías” han sobrevivido a pesar de incontables tras pies que la historia les ha puesto, podríamos contar anécdotas como en la llamada “muñeca” la cual para algunos es desconocida pero otros la tenemos presentes; este mito se lo podemos agradecer a las cerveceras que en un inicio al ver el Mercado favorecido hacia el pulque buscaron el desprestigio de este, al correr un rumor de una forma particular de fermentación la cual consiste en “heces” ya sea bovinos o humanos envueltos en una manta y depositados dentro del barril para así tener el producto en menor tiempo. No podemos culparlos ya que eran empresas en crecimiento y tenían un enorme rival.

Ya que no estamos hablando de una bebida cualquiera para los mexicanos, sino de un icono, una identidad, un símbolo, una conexión con nuestro pasado del cual se sabe poco ya sea por dichos, refranes o cuentos de los más viejos donde relataban que era destinado para los Reyes o el néctar de los dioses. En realidad esta bebida estaba destinada para los señores principales, ancianos (hombres y mujeres retirados mayores de 50 después de una vida productiva) futuros sacrificios del templo de Huitzilopochtli, enfermos (estos se les administraba con diversas hierbas con fines medicinales), así como a futuras madres para disminuir los dolores previos al parto.

Podemos también desmentir muchos mitos como el particular punto de la ebriedad y su relación directa con él pulque el cual nunca fue su función; es más en algunos escritos podemos encontrar que aquellos que al abusar de esta bebida provocando un estado de embriaguez eran castigados en público y en casos extremos humillados, despojados de sus pertenecías así como expulsados de la población.

Lo que no podemos dejar de nombrar es la correlación entre el pulque, la sociedad y el humor característico que envuelve a los allegados a estos establecimientos con frases, dichos o refranes como:

“donde duermen dos amanecen tres” este en el Templo de diana en Xochimilco.

El padre nuestro del pulque “pulque nuestro que estás en los cueros, que tumbas a prietos y güeros, santificado sea tu juguito delicioso, venganos veinte litros diarios a cada mexicano, hágase un tinacal en la tierra y otro más grande en el cielo” el cual podemos leer en la bella hortensia.

“pulque bendito, dulce tormento ¿que haces afuera? venga pa dentro” aquel que nació por la gran afluencia de gente en la que podemos leer “vayan entrando, vayan pidiendo, vayan pagando y vayan saliendo” en la afamada “al pasito pero llegó” en Pachuca.

“detente caminante, un tornillo y pa’ delante” refrán popular.

Así podemos nombrar como al ser clausurada “el porvenir” y reabierta un tiempo después con el nombre de “el recuerdo del porvenir” o la afamada “hija del apache” que se nombró así por su predecesora ” el apache”.

‘Amores de Cupido’ en la esquina de la avenida Santa María la Redonda, hoy el Eje Central, y la Calle del Órgano, en las inmediaciones de la Lagunilla, hacia la década de 1920.

De estado de Puebla, esta pulquería data de 1900

Un grupo de parroquianos en la pulquería “El templo del amor”, que estuvo en la esquina de República de Guatemala y la 1a Calle del Carmen, antes llamadas Hospicio de San Nicolás e Indio Triste, hacia los años veinte. Hoy esta construcción tiene otro piso y está ocupada por diversos comercios.

‘La Risa’ a principios del siglo XX. Desde su apertura en 1903 se ha consolidado como todo un referente de los antiguos establecimientos dedicados a la venta de la tradicional bebida popular. Se ubicaba en Mesones 71 en el Centro Histórico.

‘Lucero de mis noches’, ubicada en la esquina de Allende y El Órgano, en el barrio de la Lagunilla.

‘El triunfo de la onda fría’, estuvo ubicada en la calle de Aranda casi esquina con Ernesto Pugibet, alrededor de 1910. El edificio aún existe, no así el establecimiento; del lado izquierdo hoy se encuentra una tienda Chedraui.

‘La alegría’ hacia 1904, se encontraba en la esquina de las calles de Roldán y Manzanares, en el populoso barrio de La Merced; los rieles del tranvía corren por donde alguna vez pasó la Acequia Real. El edificio aún existe, reconocible solamente por la herrería de los balcones.

“El Recreo” en el México de 1860.

Te dejo unos datos curiosos sobre el pulque:

  • El pulque tiene sus orígenes en la región de Apan, en el estado de Hidalgo.
  • En México hay 70 tipos de  magueyes pulqueros, de los que se extraen diferentes tipos de aguamiel y por lo tanto distintos pulques con aromas y sabores únicos.
  • Desde que sale del tinacal el tiempo de vida del pulque es de tres a cinco días como máximo.
  • Puedes identificar un pulque legítimo por su color blanco, pero traslúcido, si es muy blanco o contiene grumos es indicador de que contiene harina.
  • Es efectivo en el tratamiento de la gastritis y esofagitis, debido a que posee lactobacilos que reparan la mucosa y la flora gastrointestinal.
  • Si el tlachiquero o extractor del aguamiel toca el maguey con las manos grasosas o contaminadas con alguna sustancia tóxica (insecticida, gasolina, cloro, etc) la planta morirá por lo sensible de su membrana.
  • Esta bebida conteniene altos niveles de minerales, aminoácidos, enzimas, vitaminas C y complejo B. De ahí el dicho de ‘¡Sólo le falta un grado para ser carne!’.

¿Apoco no se te antojó un pulque?

Recuerda “EL PULQUE NO ES DELITO, ES DELEITE”

Anuncios