El Conde Patula ha estado activo como un vampiro durante muchos siglos. Sólo podía ser destruido por la exposición a la luz solar o atravesándole el corazón con una estaca de madera y aunque ha muerto numerosas veces, siempre regresa a través de un ritual místico, que se realiza una vez cada siglo, cuando la Luna está situada en la Octava Casa de Acuario. 

Cada vez que el vampiro resucita, posee poco o ningún recuerdo de su vida pasada, por lo que cada encarnación es libre de desarrollar su propia personalidad las generaciones anteriores incluyen caballeros, magos, científicos, artistas, egiptólogos, entre otros.

Sin embargo, la última reencarnación no salió tal como estaba previsto, para concluir con éxito el ritual, se debe utilizar sangre de ala de murciélago, ya que la sangre es la fuente de sustento para cualquier vampiro. Pero Nanny, accidentalmente, se equivoca de botella y utilizan salsa de tomate ketchup. En consecuencia, la nueva versión no es un vampiro chupa sangre, sino un “vampiro vegetariano”. El nuevo Conde Patula está más interesado en las zanahorias jugosas que en cazar doncellas. Naturalmente, Igor se siente muy disgustado por esto. Lo peor es que su “nuevo” maestro está obsesionado con perseguir la riqueza y la fama como artista, héroe o magnate de los negocios.
Capítulo 1:

EN DONDE ESTÁ MI SAXOFÓN QUE NO LO VEO EN EL RINCÓN 


Anuncios